Autor: Germán Giraldo Montoya.

 

La Inteligencia Artificial (IA) se refiere a la simulación de la inteligencia humana en máquinas que están programadas para pensar como humanos e imitar su comportamiento. El término también se puede usar para cualquier máquina que exhiba características relacionadas con el pensamiento humano, como la capacidad de aprender y resolver problemas.

La inteligencia artificial se basa en el principio de que la inteligencia humana se puede definir de manera que una máquina pueda imitarla fácilmente y ejecutar tareas, desde las más sencillas hasta las más complejas. Los objetivos de la inteligencia artificial incluyen imitar la actividad cognitiva humana. Los investigadores y desarrolladores en el campo están logrando avances sorprendentemente rápidos en la imitación de actividades como el aprendizaje, el razonamiento y la percepción, en la medida en que pueden definirse de manera concreta. Algunos creen que los innovadores pronto podrán desarrollar sistemas que excedan la capacidad de los humanos para aprender o razonar cualquier tema. Pero otros siguen siendo escépticos porque toda la actividad cognitiva está ligada a juicios de valor que están sujetos a la experiencia humana.

La característica ideal de la inteligencia artificial es su capacidad para racionalizar y tomar acciones que tengan más probabilidades de lograr objetivos específicos. Un subconjunto de la inteligencia artificial es el aprendizaje automático (Machine Learning), que se refiere al concepto de que los programas informáticos pueden aprender automáticamente de nuevos datos y adaptarse a nuevos datos sin ayuda humana. La tecnología de aprendizaje profundo hace posible este tipo de aprendizaje automático al absorber grandes cantidades de datos no estructurados (como texto, imágenes o videos).

«La IA es un sistema informático capaz de realizar tareas que normalmente requieren inteligencia humana… muchos de estos sistemas de inteligencia artificial funcionan con aprendizaje automático, algunos con aprendizaje profundo y otros con cosas muy aburridas como reglas. “Jeremy Achin, CEO de DataRobot 2017

La inteligencia artificial generalmente se divide en dos categorías amplias:

  • IA estrecha: A veces denominada «IA débil», este tipo de inteligencia artificial opera dentro de un contexto limitado y es una simulación de la inteligencia humana. La IA estrecha a menudo se enfoca en realizar una sola tarea extremadamente bien y, si bien estas máquinas pueden parecer inteligentes, operan bajo muchas más restricciones y limitaciones que incluso la inteligencia humana más básica.
  • Inteligencia artificial general (AGI): AGI, a veces denominada «IA fuerte», es el tipo de inteligencia artificial que vemos en las películas, como los robots de  Westworld  o Data de  Star Trek: The Next Generation . AGI es una máquina con inteligencia general y, al igual que un ser humano, puede aplicar esa inteligencia para resolver cualquier problema.

EJEMPLOS DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

  • Asistentes inteligentes (como Siri y Alexa).
  • Herramientas de predicción y mapeo de enfermedades.
  • Robots de fabricación y drones.
  • Recomendaciones de tratamiento sanitario optimizadas y personalizadas.
  • Bots conversacionales para marketing y servicio al cliente.
  • Robo-advisors para el comercio de acciones.
  • Filtros de spam en el correo electrónico.
  • Herramientas de monitoreo de redes sociales para contenido peligroso o noticias falsas.
  • Recomendaciones de canciones o programas de televisión de Spotify y Netflix

CONCLUSIONES CLAVE

 

  • Se utiliza en diferentes industrias, incluidas las finanzas y la salud.
  • La inteligencia artificial se refiere a la simulación de la inteligencia humana en máquinas.
  • Los objetivos de la inteligencia artificial incluyen el aprendizaje, el razonamiento y la percepción.
  • La IA se utiliza en diferentes industrias, incluidas las finanzas y la salud.
  • La IA débil tiende a ser simple y orientada a una sola tarea, mientras que la IA fuerte realiza tareas que son más complejas y similares a las humanas.
  • Nuestra plataforma I²oT Smart Sense Manager tiene la capacidad de desarrollar inteligencia artificial y aprendizaje de máquina mediante el uso de algoritmos avanzados, que procesan de manera inteligente los datos recibidos bien sea por sensores o experiencias, permitiendo ejecutar tareas sencillas o complejas sin intervención humana, sobre máquinas, sistemas y equipos.