La cultura de mantenimiento comúnmente establecida a nivel Global se caracteriza por una combinación de tareas Correctivas y Preventivas (basadas en la experiencia), consecuencia de esto los RETOS a superar que enfrentan las Empresas son cada vez más, estos algunos de ellos:

  1. Alto costo de mantenimiento provocado por:
        • Elevada dedicación horas/hombre.
        • Elevada frecuencia de las
        • Mantenimiento del Fabricante, de carácter altamente.
  1. Problemas de disponibilidad de los activos.
  1. Fallos repetitivos, por falta de análisis y predicción de estos.
  1. Desconocimiento de la Vida Útil y falta de Información sobre el estado de estos.

Para superar estos RETOS, es importante incorporar una nueva técnica de mantenimiento denominada Mantenimiento Basado en Condición o CBM, que descrito brevemente es un mantenimiento cuando surge la necesidad. Se considera una sección o práctica dentro del campo de mantenimiento PREDICTIVO más amplio y nuevo, donde las nuevas tecnologías de IA (Inteligencia Artificial) y las capacidades de conectividad se ponen en acción y se vuelven parte fundamental de la técnica. 

Observar el estado del sistema se conoce como monitoreo de condición, con esto se determina el ESTADO DE SALUD del equipo y actúa solo cuando el mantenimiento sea realmente necesario. Los desarrollos del área de sensorica y comunicación en los últimos años han permitido una amplia instrumentación de los equipos, y si a esto le sumamos las herramientas de IA (Inteligencia Artificial) disponibles para analizar los datos de condición, el personal de mantenimiento hoy en día es más que nunca capaz de decidir cual es el momento adecuado para realizar el mantenimiento de algún equipo y adicionalmente podrá dedicar su valioso tiempo a generar planes de mejora continua a sus procesos y procedimientos.

Idealmente, el mantenimiento basado en condición permitirá al personal de mantenimiento hacer solo las cosas correctas, minimizando el costo de repuestos, el tiempo de inactividad del sistema y el tiempo dedicado al mantenimiento.

CBM tiene algunas ventajas sobre el mantenimiento planificado, correctivo y preventivo:

  • La monitorización continua de la condición de los equipos críticos y la identificación y predicción de
  • Mejora de la fiabilidad del
  • Reducción de trabajos de emergencia o no planeados.
  • Retrasar, anticipar, eliminar y optimizar algunas actividades de mantenimiento.
  • Monitorización de ciertas variables que informen sobre el estado de los equipos, pudiéndose alargar los plazos de mantenimiento hasta estar muy próximos al Fallo
  • Reducción de costos de Mantenimiento (frecuencias, horas/ hombre, repuestos), de oportunidad (mayor de disponibilidad de activos) e inventario de repuestos.
  • La disminución del número de operaciones de mantenimiento reduce las influencias del error.

Mucho se habla hoy en día al interior de las organizaciones sobre la importancia, la necesidad y la exigencia normativa vigente de la Gestión de Activos, pero son pocas las empresas que hacen un análisis profundo sobre la gran relación entre la Gestión de Activos y el mantenimiento y la importancia de esto.

La gestión de activos empresariales es la disciplina que busca gestionar todo el ciclo de vida de los activos físicos de una organización con el fin de maximizar su valor. La gestión de los activos puede mejorar su rendimiento, reducir costos, extender su vida útil y mejorar el retorno de inversión de los activos. Del mismo modo, la gestión de activos empresariales incluye retos para la mejora de la productividad, maximización del ciclo de vida, minimización del costo total y soporte a la cadena de suministro. Una eficiente gestión de activos se traduce en confiabilidad, rentabilidad y optimización de inversiones.

El mantenimiento, es una parte de la gestión de activos. Una eficiente gestión de activos (equipo, maquinaria, infraestructura) va más allá de la simple adquisición e involucra una adecuada planificación para su incorporación, una operación exitosa día a día y por supuesto un mantenimiento oportuno y efectivo que garantice su confiabilidad a un costo eficiente y su apoyo a los procesos de producción. Los objetivos de la gestión de mantenimiento son más específicos que los de la gestión de los activos físicos. Es correcto decir que, en cierto sentido, la gestión de los activos físicos abarca temporal y conceptualmente a la gestión de mantenimiento. Mientras la gestión de mantenimiento ocurre en un momento intermedio de la vida útil del activo, la gestión de los activos físicos comprende el inicio, el final de la vida útil del activo y su etapa intermedia (que comprende la necesidad de mantenimiento y la generación de valor), e incluso la reposición del activo desincorporado.

En este orden de ideas el mantenimiento es una parte esencial de la Gestión de activos y debe implementarse un sistema que genere una correlación y codependencia automática entre estos dos elementos y donde el uso de la técnica de CBM (Mantenimiento Basado en Condición) sea fundamental. Adicionalmente se debe correlacionar la Gestión de Activos con el sistema de monitoreo de estos y generar automáticamente acciones de mantenimiento y acciones físicas para el control (on-off) de equipos.

¿Y cómo lograr todo esto? La respuesta es sencilla; Utilizando las herramientas o plataforma digitales de la industria 4.0 donde la Inteligencia Artificial es el protagonista con su gran capacidad de análisis, lo que convierte la información de los activos en un ACTIVO valioso para la toma de decisiones.

Así las cosas, las herramientas de la Industria 4.0 permiten a las Empresas valerse del mantenimiento predictivo para detectar y predecir fallas y así lograr los objetivos de reducir costos de mantenimiento, mejorar la eficiencia, la disponibilidad del sistema y la imagen corporativa.